CERO DEUDA: ellos tienen nuestro dinero

Excelente la aportación del artista, artesano de la palabra y aclamado actor de Broadway y recientemente merecedor del Premio Pulitzer en drama por su impecable participación como Alexander Hamilton.  La obra es la novena en ser merecedora de tan cotizado premio en los 100 años de fundación del Premio Pulitzer.  Ese es el puertorriqueño nacido en Nueva York Lin-Manuel Miranda, artista invitado en este episodio de “Last Week Tonight” con John Oliver, el cual incluyo en su totalidad y recomiendo que lo vean completo porque John explica con lujo de detalles el esquema que tiene aquí los Estados Unidos basado en el acuerdo colonial.

Lo cual me lleva a mi crítica. Muy buena y excelente sin duda la participación de Lin Manuel, y él no se ha limitado a eso sino que él lleva una campaña de tiempo hablando del caso de Puerto Rico en importantes foros. Usando su figura pública, un puertorriqueño que no se quita, dando el todo por el todo desde donde sea que se encuentre. Eso quiero aplaudirlo.  Solo que, con todo respeto a este gran hermano puertorriqueño creo que estamos buscando el remedio equivocado o no sabemos qué enfermedad tenemos.

No es posible reconocer la deuda en una colonia que hace rato viene haciendo rico a la que ahora le factura. Ellos mismos los yankis tienen nuestro dinero. Esta estructura de sifonar nuestras ganancias -el propio Lin lo dijo TAX HAVEN- Puerto Rico es considerado EXTRANJERO para propósitos contributivos. O sea, esta gente no tienen que ir a China, vienen aquí, con el clima y sin pagar por una orilla. Muy bueno, y me encanta John Oliver y por lo menos se habla del tema. Solo que desde que nos compraron y nos monopolizaron los cultivos… O sea, nunca hemos tenido una verdadera oportunidad de ser persona a nivel comercial, han venido aquí a llevarse nuestros recursos humanos y naturales, nos han desbancado de servicios humanitarios, se han quedado con nuestra radio comercial, nuestra televisión local, no hay cine puertorriqueño, pa ver nada “Puerto Rico” hay que joderse, nos pagan miseria por un trabajo bien hecho, nos llaman mantenidos y encima van a decir que le debemos? No puede ser, eso no cuadra. Esta colonia nos está saliendo muy cara.

ONU y CELAC. Hace falta mucha educación en este pueblo. Recuerdo los tiempos de Rubén Berríos enseñando en las marquesinas… Eso fue tremendo de su parte, ¡qué época de ser lucha! Esas protestas se quedaban con todo. Como se hablara de los tronquistas, se paralizaba el País. Una marcha era una marcha. Si el sector obrero decía que no había clases, no había clases. Y bajaban la leche, o firmaban los convenios porque sí.

Las uniones abusaron de ese poder, y al tiempo se prostituyeron. NO se trata de nombres, las cosas pasan como pasan. Si total, de los congresistas hacia abajo todos están en la nómina de alguien, más muchos que todos no se piquen. Basta una mayoría de manzanas podridas pa que las barran todas. Los congresistas no tienen vergüenza de hablar de lo que tienen que fajarse colectando dinero. Imagínese en lo que se ha convertido un legislador. Un maratón rosita gone insanity. ¿Y a ese gobierno nosotros le estamos pidiendo piedad? Todavía nosotros estamos recabando en misericordia a un pueblo con el récord de niños enfermos en el mundo, con 50 millones de seres humanos sin acceso a cobertura médica, y ni hablar de sus veteranos que mueren esperando servicio del VA. Definitivamente que estamos subiendo la escalera en la pared que no es. Esto es un asunto del que el que pueda, el que tenga con qué, haga un bulto de gente y la monte pa la ONU.

Esto es un asunto de educar a nuestro pueblo. Hay que romper las losetas. Nos engañaron, nos dijeron que no debíamos copiarnos en los exámenes. SÍ DEBEMOS COPIARNOS. La uno es la A y la dos es la B. Y después ayuda al otro y todos salimos mejor que decir bien y solo. Solo no la hace. Nuestros hijos creciendo solos, compitiéndose por cosas que se compran a los mismos que nos desprecian, que no quieren saber nada de nuestra cultura. O sea, la cultura es lo que uno es. Si no eres lo que haces ¿qué eres? Somos unos desaparecidos dentro de nosotros mismos. Porque ya nada es lo suficientemente bueno, porque dentro de la idiotizada perfección programada, tiene que ser una línea recta y oler a nuevo. Somos unos idiotas.

Por eso somos colonia. Ya pedimos permiso a su concubernia para revolucionar. ¿Su señoría, qué usté cree si nos manifestamos acá? Así no le entorpecemos el paso y nos ven las nalgas. –Ah sí, tremendo, gracias.  “También puedo decirles que no violen la ley”, porque la mejor revolución es la que no viola la ley, como las farmacéuticas que no violan la ley cuando nos dejan sin acuíferos, agradezca la lluvia.

Estas son las mismas farmacéuticas que generan billones largos a nivel trimestral y luego tienen la cara de reclamar a Puerto Rico como si fuese foránea, usando aquí moneda americana, o sea, entiéndame que a dónde está el cambio de moneda aquí pa que Puerto Rico sea foránea. Vamos a entendermos, explique nadie qué clase de ley es esa. Si esa no es una ley que es una trampa, porque a lo menos reconóceme mi moneda puertorriqueña. Y ese es el problema. Estamos esperando que ELLOS nos reconozcan para darnos por conocidos. NOSOTROS TENEMOS QUE RECONOCERNOS.

Somos nosotros. Estamos acá cada uno tirándole al otro, como la mano tirándole a la muñeca, por asuntos que en verdad se reducen a lo mismo: no da el dinero con los americanos al lado. Nos salen muy caros. SI la alianza con los Estados Unidos fuese tan productiva, ¿por qué se van tantos puertorriqueños de aquí pero siguen llegando americanos? Eso es un desplazamiento de nación. La ley justa a condición de que tengas el dinero no es una justicia. Abrir una cuenta de banco para una corporación sin fines de lucro sale en $2500, VERSACE??? ¿A dónde es que está el NO LUCRO ahí? Y Hacienda me dice que si me paso de $3000 no es pasatiempo? ¿A cómo se hace para el que no tiene? Eso no es justicia. Eso es trampa.

Eso nos ocurre con las leyes de cabotaje, que son el primer y muy principal problema del coloniaje en la Isla. Pagamos los puertos más caros del mundo. O sea, en nuestra casa, que nacimos aquí, que los WETBACKS son ellos. Óyeme porque igual a igual. Colonia: vas a los Estados Unidos y te dicen que hables inglés, ellos vienen aquí y te dicen que hables inglés. A mí un hijo me salió puertorriqueño, los otros dos los amo pero son americanos (estadounidenses es muy largo, pa los puristas). Eso me duele en el alma y en la vida. Y pienso que si ellos son parte de una nueva generación, pues de aquí a dos no vamos a tener Puerto Rico. Como un Loíza inundándose de bachata.

Todo está conectado. No se puede separar la colonia de la deuda. La razón de la deuda es la colonia. No les debemos un centavo. Ellos tienen nuestro dinero.

 

Anuncios