Lic Carrillo: no coja pon con Calle 13 a costa de Puerto Rico

En respuesta a un post publicado aquí por el licenciado Anthony Carrillo

Saludos cordiales licenciado:

Es una lástima que el título de su opinión, que no representa ni la de Univisión ni la de muchos buenos puertorriqueños conocedores de nuestra historia como pueblo, desvirtúe al lector haciéndole pensar que de algún modo Calle 13 avala por la “igualdad”, mal llamada estadidad para la Isla. Si era una carta a Calle 13, no le conllevaba a usted mucho esfuerzo en detallar algo como “Carta Abierta a Calle 13” o “Calle 13, olvídate de la libertad para Puerto Rico” o “Acepta la voluntad del 61%” en lugar de un título como el que usted eligió obviamente en aras de ganar confusos adeptos para su causa.

Pero más lamentable es ver que usted, como tantos líderes capaces de emitir oraciones completas pero trastocadas de nuestra cronología insular, añadan al desatino y a la zozobra de un pueblo al que simplemente no le han dado la oportunidad de igualdad verdadera. Igualdad en iguales condiciones de acceso a mercados internacionales. Esa igualdad real como único se da es dentro de la independencia. Por supuesto que, como usted expresa la suya, esa es mi opinión y mi más profundo convencimiento.

Hablando de abogados talentosos y destacados, he decidido acercarme con carácter más serio a la vida del prócer y mártir y héroe de nuestra maltrecha y abusada nación puertorriqueña, Don Pedro Albizu Campos, asesinado por el sistema colonial que usted defiende un 21 de abril de 1965. Asesinado no a punta de pistola ni en un pelotón de fusilamiento, sino a fuerza de torturas y martirios e injusticias y radiaciones ordenadas por el traidor de nuestra patria, el narcómano Luis Muñoz Marín, quien vendió como Judas a nuestra isla a cambio del escabroso invento de la colonia llamado Estado Libre Asociado.

Estado Libre Asociado, ¿cómo nos dejamos llevar de ese soberano disparate? Bueno, puede entenderse que nos confundieran como pueblo cuando el mismo Albizu de momento se adscribió, como usted se adscribe, al concepto de soberanía dentro de la soberanía, pero en su caminar político él se dio cuenta de su desliz y así expresó que era imposible ser soberano bajo la soberanía de nadie.  No es posible la igualdad cuando no tenemos acceso a mercados internacionales.  No es posible la igualdad cuando a través de la colonia y el imperialismo se le da preferencia a las corporaciones extranjeras, que en un principio fueran las compañías azucareras que al monopolizar los cultivos de nuestro bello país, obligaron como hoy obligan a los menos aventajados a correr a buscar oportunidades en otros lares.

Su discurso, licenciado Carrillo, denota que usted no ha estudiado a profundidad nuestra historia. Tengo que concluir que usted no conoce nuestra historia porque de otro modo tendría que concluir que usted tergiversa nuestra crónica colectiva en aras de fortalecer el estatus quo.  En primera instancia, para abonar al debate, según reza la invitación incluida en su opinión, dígame usted en qué referéndum se nos consultó a los puertorriqueños sobre si queríamos o no la ciudadanía estadounidense.  Déjeme saber si  no encuentra en extremo curioso que esa ciudadanía, que nos fue de hecho impuesta, coincidiera con la necesidad de los Estados Unidos de enviar cuerpos a pelear su Primera Guerra Mundial. No pasaron ni meses de que la ciudadanía estadounidense nos fuera obligada para que enviaran a miles de soldados puertorriqueños, que también fueron arrastrados al reclutamiento, a embarcarse a pelear por la expansión del imperio yanki, entonces bajo el eufemismo de la Doctrina Monroe. Así que la ciudadanía estadounidense, en ese sentido, no es un derecho, licenciado Carrillo, sino una conveniencia del gobierno federado de la República de los Estados Unidos.  Al Congreso le convino nombrarnos ciudadanos para disfrazar su agenda de enviarnos a pelear por ellos.

Siguiendo esa línea, y en aras de discutir con seriedad los abusos que como pueblo hemos sufrido por parte de la podrida nación estadounidense, la más racista y sangrienta y genocida de nuestro siglo, dígame, si es cierto que los puertorriqueños decidieron en un 61% por la estadidad, ¿qué pasa que el Congreso no corre a otorgarla? ¿podría usted aclarar ese punto? Y de paso explicar cuál fue el referéndum o la consulta que se le hizo a Hawaii para declararlo estado cuando la mayoria, cerca al 90% se habría expresado en contra de la estadidad. Eso, señor licenciado Carrillo, es producto de la prepotencia yanki. Eso es historia. Como son historia los documentos de las Cartas Circulares donde los políticos yankis de entonces se esmeraron en describir a los puertorriqueños como domesticables pero no merecedores de ser parte de la Unión. ¿Podría usted abonar en eso con un titular que sea más cónsono y fiel al contenido de su escrito?

Ahora bien, creo que ya va del mito de lo bien que viven los puertorriqueños en los Estados Unidos. Por favor, hablemos verdades. Los sectores más oprimidos en los Estados Unidos son sistemáticamente abusados por códigos postales en los cuales se encuentran segregados tanto hispanos como negros. Esto se ha demostrado en repetidas ocasiones como en el caso de Bank of America en el cual se denegaron préstamos hipotecarios a hispanos y negros, en Nueva York se vive una constante lucha por vivienda y calidad educativa de parte de la comunidad hispana, que sobra decir incluye a los puertorriqueños, difícil se puede decir que viven una vida digna.  Usted habla de vivir en los Estados Unidos como si fuese la gran panacea, como si no hubiese habido un Detroit que se fuese a quiebra ni una Florida corrupta a más no poder, ni un Washington DC que todavía es la hora tampoco tiene derecho a votar por su presidente, ni un California del Sur ahogado en guerras de gangas ocasionadas por una represión sistemática.

De cualquier modo, si Puerto Rico tiene tantos derechos y beneficios dentro de los Estados Unidos como usted insiste, ¿podría explicarme por qué nos vamos a los Estados Unidos? ¿Corrupción gubernamental? Debo diferir rigurosamente y sin ánimos de negar el hecho de que la corrupción en nuestro país existe, creo que no somos más que reflejo del sistema impuesto por el colonizador blanco.  Este es el esquema macro de corrupción que sufre Puerto Rico en estos momentos: se llama exenciones contributivas a las foráneas, se llama que Puerto Rico para fines contributivos cuenta como país extranjero, qué conveniente, así que las compañías foráneas, las nietas de las azucareras, hoy siguen haciendo su agosto desbancando al país sin aportar un ápice al fisco.  La corrupción gubernamental contaría por un 10% de nuestro producto bruto nacional, mientras que las farmacéuticas, los Walmart, los Walgreens, CVS, cadenas de restaurantes, cadenas de hoteles, celulares, tiendas de ropa, centros comerciales y por supuesto la agricultura Monsanto, arrasan con un 90% promedio de los dineros que le tocan a nuestro País.  Igualar eso no se logra a través de la estadidad. La estadidad es la culminación de la colonia. Y reitero que si los Estados Unidos nos hubiesen querido imponer la estadidad lo hubiesen hecho desde que llegaron a nuestras playas armados pero prometiendo libertades.

Han comandado con mentiras violentas y hace falta no tener sangre en las venas para no reaccionar al ver cómo los congresistas yankis hoy se burlan de nuestros líderes políticos de cualquier color. Todavía Sablin tiene la cara de preguntarle a Pierluisi que qué es lo que los puertorriqueños quieren.  Afortunadamente, Pierluisi le rebatió que ya estaba bueno de ese libreto, y en ese momento hizo él alusión al referéndum que usted alude. Ese referéndum, de paso, se sabe que el resultado es según del color del cristal con que se mire porque ese 61% no compara con el grueso que se negó a elegir entre ninguna alternativa. Eso es más mayoría.  Como sea, queda claro que eso no es una decisión de Puerto Rico.

Ahora bien, dentro de lo que he venido leyendo en cuanto a la gesta de don Pedro Albizu Campos, primer puertorriqueño en graduarse de Harvard y con los máximos honores aunque, de nuevo por racismo, la institución no se lo quisiese reconocer, es que cuando impusieron aquí el soberano disparate que es el ELA, representantes de la república norteña fueron a las Naciones Unidas a matizar el ELA como una puerta a la libertad de los puertorriqueños, y a decir que los puertorriqueños estaban felices con ese bandidaje. Un bandidaje que es el responsable de la crisis fiscal sin precedentes que tenemos hoy.  Porque le reitero que esta crisis se llama exenciones a las foráneas hasta más no poder y se llama leyes de Cabotaje.

Un estudio del Hunter College reveló que los puertorriqueños en general tienen menos poder adquisitivo que el resto de los hispanos, así que ni siquiera montándose en una guagua aérea garantizan mejorar sus condiciones de vida. De otro lado, llegan a la isla cientos de empresarios extranjeros a los que se les ofrece una panacea de exenciones que tienen como resultado neto el hacer dinero de un país sin aportar a él. Eso es traición a la patria.  Traición a la patria es no aportar a su desarrollo.  ¿Podría usted explicarme cómo es que se declaró inconstitucional el que se le cobraran contribuciones a Walmart pero desmembrar terrenos destinados a vida silvestre, sin contar otras calladas expropiaciones se determina inevitable? No veo cómo usted pueda definir esa relación como trato digno.

Los Estados Unidos nunca nos ha dado trato digno. Nos impusieron una ciudadanía de segunda categoría, establecen aquí corporaciones en las que como puertorriqueños les producimos más por menos salarios y menos beneficios. Casi el 30% de los medicamentos que se atosigan en los Estados Unidos se producen en la capital farmacéutica que es Barceloneta.  En este pueblo han ocurrido multitud de violaciones a códigos ambientales y de salud pública que han pasado inconspicuas al ojo de cualquier gobierno asimilista.

El grupo Empresarios por Puerto Rico denunció en un reciente foro cómo Walgreens osa declarar pérdidas sin mostrar estados financieros, a pesar del consabido monopolio que tiene en el país.  En ese foro se esmeraron en desbancar el mito de que las megatiendas ofrecen mejor servicio y calidad y precios y empleos que las empresas locales. No hemos recibido ningún trato digno de los Estados Unidos que no sea el trato que los Estados Unidos le haya dado a sus secuaces para que sirvan de portavoces a la prolongación de lo que a todas luces es una esclavitud.

Por último, quiero aprovechar sus conocimientos en derecho en lo que compete a derechos inalienables. En particular cuando la Organización de las Naciones Unidas ha emitido varias resoluciones en torno al caso de Puerto Rico reclamando su descolonización y le pide a los Estados Unidos que entregue las bases militares. Como decir que la base de Guantánamo en Cuba no hay quien se la explique. Inalienable significa natural, va por encima de las leyes escritas por ninguna república federada. Bendigo las palabras de Don Young cuando habló de una posible rebelión en la Isla porque definitivamente los derechos no se piden. Puerto Rico como cultura e idiosincrasia, tiene derecho a ser libre y soberano. Tiene derecho a exportar sus productos directamente a otros países, no a través de Jacksonville para que la Crowley siga engrosando sus arcas. Si realmente usted quiere el bien para los puertorriqueños, hable de la capacidad y el talento que hemos demostrado por generaciones y acepte que la Isla tiene lo que se necesita para seguir caminando sus propios pasos, no encorvada por el peso del tirano.

El mito de las ayudas federales se desgrana, la ayuda para suplementar la compra de alimentos va en un promedio de $100 mensuales. Por favor, no sigamos defendiendo a los verdaderos vividores que son los corporativos. Que viva Puerto Rico libre, caribeño y latinoamericano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s