don Pedro Albizu Campos: comandante de la patria

albizu-campos-en-el-lecho-de-muerte1Había una vez un hombre que se llamaba Pedro. Nació en el sector Tenerías del Barrio Machuelos en Ponce. Su padre se llamaba Alejandro Albizu Romero, le decían “El Vizcaíno” y su madre se llamaba Juliana Campos. Don Pedro era un Roberto Clemente del intelecto. Dominaba ocho idiomas, aparte de inglés y español, hablaba francés, alemán, portugués, griego, italiano y latín.
 
Nacido un 12 de septiembre de 1891, el talentoso joven recibió una beca de la Universidad de Vermont al graduarse de la escuela superior de su natal Ponce en el 1912. Al año siguiente consiguió entrar a Harvard donde laboró como traductor. Fue el primer puertorriqueño en ingresar a Harvard. Devoto católico, Albizu escribió para publicaciones como Christian Science Monitor. Interrumpió sus estudios en 1917, año en que nos impusieron la ciudadanía estadounidense, para alistarse en el ejército de los Estados Unidos inmerso en la Primera Guerra Mundial.
 
Estados Unidos impuso a los puertorriqueños una ciudadanía estadounidense de segunda categoría un 2 de marzo de 1917. El 2 de abril de ese año le declaró la guerra a Alemania. 236,000 puertorriqueños se alistaron durante ese tiempo y 18,000 participaron del conflicto Monroe. Los puertorriqueños, como los negros en los Estados Unidos, vieron el conflicto como una oportunidad de demostrarle al sistema su valía y su arrojo. El sistema solo veía carne de cañón.
 
El primer teniente Albizu fue asignado al regimiento ponceño número 375, que era visiblemente negro. Esta marcada segregación racial despertó en el joven oficial un sentimiento de rebeldía hacia los invasores. En Harvard, Albizu ya sufría el discrimen en carne propia pues había concluido sus estudios con las mejores calificaciones (valedictorian) pero por tecnicismos le impidieron dar su discurso en la graduación. No podían permitir que el primer puertorriqueño en haber entrado a Harvard también se graduara primero de su clase de entre todos los blancos americanos.
albizu
En 1924 abrió su práctica legal en la que aceptaba comida y agua como pago por sus servicios, si es que la persona no tenía con qué pagarle. Luego de intentar infructuosas alianzas dentro del Partido Unionista, que ya se alineaba con la agenda imperialista, Albizu pasa a formar parte del Partido Nacionalista. El 11 de mayo de 1930 es elegido presidente de la facción separatista. Bajo su mando, el Partido Nacionalista Puertorriqueño redobla su militancia por la independencia de Puerto Rico.
 
EL cuadro económico de la Isla era desgarrador. Con un desempleo de un 60%, cuando los trabajadores de la caña acudieron a él desesperados por mejorar sus condiciones salariales, Albizu se convierte oficialmente en el foco de atención de la hegemonía yanki.
 
En el 1932, José Luis Muñoz Marín ingresa al Partido Liberal Puertorriqueño con un discurso separatista que luego baja de tono hasta abrazar como democracia la sumisión del país a la voluntad norteña. Este orgullo por la sumisión culmina en la cruel Ley de la Mordaza de 1950 la cual dictaba que ni siquiera se podía poseer una bandera puertorriqueña ni emitir declaraciones en contra del gobierno. El 30 de octubre de 1950 surge la revuelta nacionalista. Albizu se encontró en violación de esta ley inconstitucional, por lo que fue condenado a 80 años de prisión.  Muñoz Marín indultó a Albizu en contra de su voluntad. 
Era la primera de una serie de veces que Albizu fuera puesto en prisión. La falta de fundamento legal para apresar a Albizu fue denunciada por historiadores de la talla de Pedro Aponte y Antonio Quiñones Calderón. Todavía hoy queda en manos del Colegio de Abogados un compromiso por esclarecer este caso en términos constitucionales y de derecho.

Hoy, la memoria de Albizu ha sido borrada de las escuelas. Los más aguerridos detractores se refieren al prócer con sorna y burla. La prensa llegó a publicar que al egresado de Harvard con honores sin precedentes, le estaba faltando el juicio.

Nada más lejos de la verdad. Es efectivo el plan de desacreditar líderes opuestos al régimen, sobre todo cuando el régimen controla  a los medios y por ende la opinión pública. Que siempre viva la memoria de don Pedro Albizu Campos, muerto por abuso gubernamental un 21 de abril de 1965.
Según-Fiscal-Alcides-Oquendo-Albizu
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s