Adolfina Vive: Conversatorio en Villa Cañona

 AdolfinaLOIZA- Es que no me puedo acostar a dormir sin antes dar las gracias a los seres de luz hermosos y hermanados y acosados y sentidos que se dieron a bien el ejercicio de caminar la prédica antirracista y adentrarse en áreas menos visitadas de Loíza y salir de ahí con una bella experiencia gracias a loiceños dispuestos a abrir su corazón con tal de que no los sigan lastimando.
No nos sigan lastimando. Ese es el clamor de Adolfina, y gracias a la tremenda mujer que es su hermana Marta Villanueva Osorio, he tenido la oportunidad de solidarizar la mujer en mí. Eso también es la gran gesta de Adolfina. Extiendo el lazo a no ser sordos a los momentos de dolor. La lucha es una lágrima invertida. Fue como descubrí por acá con un alma hermana que el árbol genealógico está al revés, por lo tanto ascendemos. Él hubiese querido que yo lo compartiera, yo hubiese preferido quedarme con él, Es un buen amigo ese amigo, más amigo que yo es mucho amigo.
Ascendemos. Crecemos hacia arriba. Un árbol no crece hacia abajo. El norte no es arriba. El cielo es arriba. Vertical, Derechos. Nos duele la espalda porque andamos torcidos porque descendemos. No descendemos. ¡Ascendemos! Somos el gran roble que asciende y florece 🙂

Doy gracias a María Reinat-Pumarejo por servir de punta de lanza en la fuerza del yin-yan que todo lo mueve, para dar la sinergia que germinó este evento 🙂 Esa es una lucha de amor. Gracias al profesor Daniel Nina por su colaboración y por su tiempo. Por allí estuvieron Chirimbillo, Tati Fridman, Lic Ebenecer López-Ruyol, Pablo “Zulu” Ferrer, Néstor Soto, ¡trajiste galletas! jajaja!!! de Country Hearth ay bendito!!! El seminario es urgente. Las galletas de Country Hearth son adictivas. Pero yo entiendo que es un asunto de religión, aparte de ser un asunto de salud. Lo machaco porque sería irresponsable de mi parte no decirlo en amor, son droga y plástico. Es producto del blanco. El blanco en todo miente. Es opuesto al mensaje de Adolfina que de su tierra comía. Eso es lo que pasa, que en el caminar la senda que se admira hay salud, por eso se llama integral, porque hace de los fragmentos del ser, lo que ha hecho este sistema, fragmentarnos, los hace uno.

Margarita, gracias mil por tu gran generosidad. Yo no dejo de sorprenderme del milagro del apoyo a una cosa. Por este medio reporto que el sobrante de la actividad se le donó a la hija de Adolfina, presente en la actividad. La joven con gran entusiasmo y humildad se vio obligada a aceptar las bolsas porque se las monté en el carro antes de salir hacia el cementerio, pero me estoy adelantando. 😉

 adolfina2
Gracias a Pedro Zulu por las fotos. Si no es por él no tengo video grabado de la actividad. Él grabó las ponencias del lic Ruyol y en especial la de Marta Villanueva.  Nos abrazamos, fue hermoso.  El abrazo no tiene religión ni partido político. Los corazones se unen en un breve palpitar en el abrazo. La unión física se resume en el abrazo. La ultimada razón de una unión es un abrazo.  Los abrazos sanan. No necesitan receta médica.  Gracias a todos por los abrazos.
La hermana Nereida Flores nos diriigió en una oración muy especial elevando intenciones al Ser Supremo. Y nos unimos en esa intención. Y fue hermoso. Y lloramos. Lloramos. Y hablamos y debatimos y nos levantamos y nos hermanamos. Quiero pensar que eso fue. Y Samuel Lind se me fue justo cuando iba a llamarlo al frente para que presentara el cuadro. Es difícil a veces llevar el ritmo cuando hay tanto sentimiento. Gracias Samuel hermano por tu presencia, igual Tati Fridman y Gloria Sánchez y a mi otro papá Fernando Luzunaris, entre otros activistas y amantes de la cultura.
Un agradecimiento muy particular a Rafael Sánchez y a Carlos Cruz, presidente y vicepresidente del Centro Tecnológico de Villa Cañona. por su gentileza en concedernos sus excelentes facilidades ubicadas en dicho sector en Loíza.  Nuevamente gracias por aceptar el reto de llegar.
Mucho Ocurrió Hoy
La hermana de Adolfina, Marta Villanueva Osorio, relató cómo ellas dos de entre 17 hermanos del mismo padre y la misma madre (no tengo mis notas cerca, pronto edito). Y Adolfina ya se contaba con seis hijos de su mismo esposo, cuando a la justicia de los blancos se le ocurrió que era buena idea dejar a seis hijos sin su madre. Eso también es parte del legado de Adolfina. El legado del dolor humano que el sistema dice que hay que ahogar con pastillas. Somos tan engañados. El camino a la salud es una senda de dolor y sacrificio y de negación. Lo hablamos pero no lo hacemos. Adolfina era agradecida y bien usaba lo que la Madre le daba. Ese es el legado de Adolfina. Que cuando una familia que está viva te dice no estoy de acuerdo, eso hay que respetarlo y no seguir aparentando que es que ellos no saben lo que quieren. Ellos están hablando bien clarito. ¿Por qué te haces el bruto si tú eres el listo? ¿tu dolor es el único que existe? Eso es parte de un proceso porque son distintos los niveles del abuso, pero el abusado recibe abuso de todos los niveles. Y de todos los niveles, el abusado escucha una voz que dice “tolera”. Eso es parte del legado de Adolfina. Un legado de intolerancia ante la injusticia.
La imagen de Adolfina con el machete es muy poética pero no es cierta. Sería bueno para reactivar las hordas perdidas de macheteros que Adolfina muriese blandiendo un machete. Me imagino las canciones. Pero su hijo dijo ese día que no era cierto que ella tenía un machete. ¿El nene que estaba allí no cuenta o vamos a seguir traduciendo lo que el negro dijo pa escuchar lo que queremos? No tenía machete Adolfina.
Gracias por darme la oportunidad de descargar. Gracias por escucharme, gracias por haberme permitido fundirme en un dolor tan heterogéneo y tan uno.
adolfina3
Tati Fridman (foto por Pedro Zulu, usada con permiso)

 

Gracias por las frutas, y gracias por comerlas. Espero que los estudiantes acepten el reto de incluir el tema de Adolfina en sus trabajos académicos. Espero que pidamos el tema “Desahucio” en el Pide que Hay de la Zeta.

Espero que el alcalde carolinense de Loíza Eddie Manuel Manso Fuentes tenga a bien intervenir con el personal del cementerio de nuestro municipio. Llegamos con el comité para acompañar a la familia para rendir respeto a Adolfina Villanueva Osorio en ocasión de su aniversario número 36 y para mi vergüenza encuentro el cementerio cerrado un sábado 6 de febrero de 2016 a las 2:30pm. Allá había una señora que había llegado más temprano y alega que los empleados del cementerio se fueron del lugar a las 11am y le pusieron candado. ¿Qué más le falta por sufrir a Loíza?

Gracias a todos y cada uno de los asistentes. Sigamos sembrando amor.
Anuncios

2 comentarios en “Adolfina Vive: Conversatorio en Villa Cañona

  1. Hola, verdelucenses;

    ¿Ha escuchado usted esta expresión?

    · “No hay que bregar con el estatus”.

    La persona que la esboza piensa que es una postura neutral o apolítica, pero es también una postura. Se llama Status Quo y es conformidad con lo establecido, entonces, si se sigue lo establecido, no hay nada de revolucionario, de ánimo de cambio ni de vanguardia ahí, sólo favorecer y ser cómplice de quienes nos han mantenido en este estado de subordinación política y económica.

    Es curioso que algunos de los que celebramos que, desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, la gran mayoría de los países africanos y asiáticos fueron (en cierta forma) liberados de los imperios europeos. Mientras tanto la cosa sigue igual por acá y el imperio que nos mantiene secuestrados a nosotros mantiene tropas en esos continentes mencionados, ha provocado matanzas, golpes de estado, ha alimentado a paramilitares, todo por el control de recursos naturales y para usar el continente de zafacón de desperdicios nucleares y de todo tipo.

    Jomo Kenyatta y Patrice Lumumba, se deben estar retorciendo en la tumba al enterarse que todavía existen personas conformes con la indignidad por la que ellos dieron sus vidas. Si Cualquiera de ellos dos hubiera profesado dejar las cosas como estaban esclavizados por el blanco europeo, sus pares los hubiesen ejecutado al instante.

    El colonialismo es un delito y el victimario (imperio) tiene que pagar por ello. Todos los países del mundo representados en la ONU, que dicho sea de paso, se estableció para acabar con el colonialismo, reconocen al colonialismo como un delito que dentro de sus definiciones incluyen palabras como: explotación y esclavitud. Para algunas personas en nuestro Borinquén no se les hace fácil entender esto, pues llevamos 523 años bajo este sistema y no conocemos lo que es la libertad para forjar nuestro propio destino.

    La violación técnica (y corríjanme lxs que son abogadxs) se configura cuando un mayor de edad mantiene una relación sexual con una menor (los sexos del ejemplo es por lo que parece ser la mayoría de los casos) y ésta, la menor, “consintió a la relación. El problema es que la ley no le reconoce capacidad de consentir a una menor, luego se cometió un delito. De nuevo, aunque la menor esté de acuerdo es delito.

    El coloniaje es igual. Las naciones libres del mundo han determinado que un país el cual vive en una relación de subordinación política y económica de otro, ese país no tiene capacidad de “consentir” a esa relación y por eso es que es delito. Por más contentos que algunos estén y promuevan que no se debe resolver, como la violación técnica, es delito. Claro está, deberíamos hacer un análisis de cómo ha estado el país en todos los renglones, en toda su historia y preguntarnos, ¿en qué consiste la contentura de los conformes?

    ¿Despegarnos del sistema?

    El “sistema” está diseñado para impedir el destete. Contribuciones, permisos, hipotecas, vivienda urbana, expropiaciones, servidumbres, etcétera. La tierra tiene que ser nuestra para lograr la separación de todos los sistemas y establecer los propios. Sin independencia no podemos planificar ese país que deseamos. No todo el mundo tiene patio. Para hablar de alimentarnos correctamente y suficientemente tenemos que contar con todo el terreno nacional, en donde se establezcan nuevos parámetros alimenticios distintos a los que el yanqui establece para que consumamos sus sobrantes. Sobrantes que muchos boricuas consumen con la ayuda de las llamada “asistencia nutricional”… precisamente para comprar los sobrantes y de esa forma mantener empleos y ganancias a los agricultores de allá y de carambola, desarrollar la actitud de: “qué nos haríamos sin ellos”.

    Estoy de acuerdo de comer lo más saludable posible y alejarnos de las toxinas en los alimentos. Esto último se debe cambiar a ingerir las menos toxinas posibles, pues desde la leyenda del Jardín del Edén en el Génesis, ha llovido bastante. De hecho ha llovido ácidamente y en ese paraíso no existía Monsanto (aunque muchos teólogos y exégetas de la Biblia aseguran que Monsanto era la serpiente). Polinización por aire, abejas, murciélagos que han esparcido las semillas transgénicas en todo el archipiélago; dificultan la garantía de pureza de nuestros productos. Las grandes escorrentías de aguas contaminadas “invadiendo” terrenos y erosionando la tierra fértil por culpa de la siembra de concreto…, no estamos hablando de agricultura orgánica, aunque las últimas clasificaciones de las playas con bandera amarilla y otros colores más alejados del azul, parece que estamos echando parte de la composta al mar. Si a lo anterior le añadimos que la tierra fértil termina en ese mismo mar dañando los corales, pues es la tierra que baja de la montaña que pelamos para sembrar cajones de concreto llamadas casas en las que hoy nadie vive.

    En casos más recientes: perdimos una industria de pollos y no podemos establecer un precio competitivo de nuestra leche UHT. Tyson, Perdue, Butterball y Gran Pré son las ofertas ahora gracias a los federales (¿estatus?).

    Alimentar a más de tres millones de personas no funciona con el individualismo de una talita aquí y otra allá. Sí, está claro que debemos ir educando nuestro paladar a lo que debemos comer, a pesar que la clase llamada Comedor Escolar, les enseña a nuestros educandos a consumir lo que nuestro país no produce. Eso es parte del comedor escolar (federales otra vez, ¿estatus?).

    No tengo idea de dónde algunos aprenden a repetir como un mantra “no hay que resolver el estatus”. Es como estar en contra de la infección, pero no se debe tocar a la bacteria. Una curita para la herida, una bolsa de hielo para la fiebre y un antiemético para los vómitos… y el paciente enfermo por el resto de su vida.

    Es interesante que al preguntársele a la mayoría de las personas que quieren solucionar el problema de la economía de nuestro país hacen una lista similar a esta:
    Eliminación de las leyes de cabotaje.
    Capacidad para entrar en acuerdos comerciales con otros países.
    Poder interferir con las leyes de comercio interestatal.

    Pues mire, no hay forma de conseguir esas cosas sin resolver el problema del estatus. ¿Problemas de día a día?? Qué tal la criminalidad? Muchos de los crímenes se cometen con armas de fuego que no se fabrican aquí y muchos están relacionados al trasiego de drogas las que, como el caso de heroína y cocaína, no crecen aquí. Están las fronteras custodiadas para que esas cosas no entren (¿estatus?). ¿Podemos eliminar la fuerza letal de las armas? No. La constitución federal le garantiza a los ciudadanos la tenencia de armas (¿estatus?).

    Estamos haciendo muchas cosas separados del sistemas en el sentido anárquico. Esto último es bueno, siempre que esté acompañado de coraje, educación y conciencia. A estas características les llamo la caldera del cambio. En vez de trabajar para lavarle la cara a la administración de turno, debemos hablar de solidaridad, conspiración, boicot y el convencimiento de que la clase política actúa de mala fe. Malas mañas adquiridas por la juntilla con el secuestrador.

    ¿No hay necesidad de resolver el estatus?

    El secuestrado se encuentra en una sala y ha desarrollado la creencia que tener poder estriba en, no liberarse de las cadenas, sino pedirle al secuestrador que le permita escoger de qué color pintar las paredes y la textura de las cortinas . De hecho, la clase política va a Washington y cuando regresa usa la expresión “conseguimos” tal o más cual cosa.

    En conclusión: el secuestrado, con toda la dificultad del mundo y a pesar de cadenas y grilletes, bordó una mordaza y se la ha puesto… el secuestrador sonríe.

    Amor y patria… venceremos;

    José Antonio Benítez
    787 246 1241
    josebenitez@coqui.net
    jose@literatria.com

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s